Citas de literatura: Gabriel García Márquez

Casa de Citas

Búsqueda avanzada

Utiliza al menos una de las opciones del sifuiente formulario. Puedes mezclarlas y buscar, por ejemplo qué ha dicho García Márquez sobre literatura, qué dijo Miguel Hernández sobre el amor o qué se dijo en el siglo XVI sobre el sexo.

Búsqueda textual Categoría 1 Categoría 2 Categoría 3
Autor Obra Tipo de obra Época

Resultados del tema «literatura» en «Gabriel García Márquez»


Citas encontradas: 13

Más que la sed, el hambre y la desesperación, me atormentaba el deseo de contar lo que me había pasado.

Relato de un náufrago

Gabriel García Márquez

Nunca hubo una muerte más anunciada.

Crónica de una muerte anunciada

Gabriel García Márquez

No hay nada más peligroso que la memoria escrita.

El general en su laberinto

Gabriel García Márquez

Le llevó tinta y papel de sobra para cuarenta años de recuerdos.

El general en su laberinto

Gabriel García Márquez

Cómo es posible que este indio pueda escribir una cosa tan bella con la misma mano con que se limpia el culo.

El otoño del patriarca

Gabriel García Márquez

Volví a este pueblo olvidado tratando de recomponer con tantas astillas dispersas el espejo roto de la memoria.

Crónica de una muerte anunciada

Gabriel García Márquez

Montañas de documentos errantes que proliferaban a su paso y lo perseguían sin misericordia buscando la paz de los archivos.

El general en su laberinto

Gabriel García Márquez

Al final había leído todo lo que cayó en sus manos, y no tuvo un autor favorito, sino muchos que lo fueron en sus distintas épocas.

El general en su laberinto

Gabriel García Márquez

Los fundamentos históricos me preocupaban poco, pues el último viaje por el río es el tiempo menos documentado de la vida de Bolívar.

El general en su laberinto

Gabriel García Márquez

Algunas personas me dicen que esta historia es una invención fantástica. Yo les pregunto: Entonces, ¿qué hice durante mis diez días en el mar?

Relato de un náufrago

Gabriel García Márquez

Y se olvidó enteramente del teatro griego y de los clásicos que él no diferenciaba sino que llamaba, de manera general, «los ancianitos de antes».

«Un día después del sábado»

Los funerales de la Mamá Grande

Gabriel García Márquez

Había visto con sus ojos a los hombres con patas de gallo, y estaba resuelto a capturar uno vivo para exhibirlo por Europa en una jaula, como un fenómeno sólo comparable a la mujer araña de las Américas que tanto revuelo había causado un siglo atrás en los puertos de Andalucía.

El general en su laberinto

Gabriel García Márquez

Junto con el botiquín y otras pocas cosas de valor, llevaba el Contrato Social de Rousseau, y El Arte Militar del general italiano Raimundo Montecuccoli, dos joyas bibliográficas que pertenecieron a Napoleón Bonaparte y le habían sido regaladas por sir Robert Wilson, padre de su edecán.

El general en su laberinto

Gabriel García Márquez